Telarañas




Que yo tengo un blog, joder...

Que tenía mis lectores, mis leídos, mis amigos y conocidos y esta puta vorágine me come la vida, coño.

Que desde que me mudé me agarré a la vida de cada día, a la prosa, al asfalto y a la histeria de Madrid y esto se quedó olvidado y lleno de telarañas, cagontó...

¿Dónde estamos? ¿Qué hacemos? 

[...]


No sé si no estaré sublimando... Sólo me siento bien cuando me siento profundamente sola.
Vamos a ir pensando en un bonito convento de clausura.

9 comentarios:

Los viajes que no hice dijo...

No, no. Allí solo se hacen dulces y no se folla nada...

Tormento dijo...

Y yo que me tengo que callar.
Pero que prefiero el convento.
Lo sepas.

EL INSTIGADOR dijo...

Ana, corazón, no aguantarías en un convento ni dos desiones de vísperas. Te recomiendo el sexo tántrico o el tabaco aliñado.

Besos mil

Tormento dijo...

Joder... dos seres tan sabios no pueden estar equivocados.

Y los dos aluden a lo mismo... voy a ver si me compro un maromo incansable, o uno con pilas alcalinas .

Espero poder combinar un poco de sexo tántrico con un cigarrito aliñao... hay que probarlo todo...

Ya os contaré.
Besos.

PAQUITA COLLDEFORNS dijo...

HOLa que tal, te acabo de descubrir a traves de COCO, me encanta como te expresas y llamas a las cosas por su nombre, me identifico contigo, te seguire leyendo. Gracias.

coco dijo...

Yo también sólo me siento bien cuando me siento profundamente solo. Y eso me hace sentir mal.

Tormento dijo...

Hola, COLLDEFORNS. Bienvenida y muchas gracias por tus palabras.
La verdad es que es lo único que nos queda... decir lo que nos sale de la punta. Así de claro, y así de inútil.
Beso.

COCO, amor, no te sientas mal. Es así la cosa. Aceptarlo da buen rollo. Nadie te quiere más que tú.
Remuá.

coco dijo...

Sabes que es imposible no quererte?

Tormento dijo...

No luches :)

Quiéreme!!
Yo, a la recíproca, te prometo una cuarta cuadrada de mi pobre corazón.

Cuídate mucho, "halfavor".
Beso.